"Con el tiempo se reconocerá la herencia de Bush"

Adriana de Riva. Representante de la campaña Spain for McCain.




"Tenía que estudiarme bien el discurso", comenta Adriana. "Sabía que tenía que estar muy, muy puesta y saberme el discurso de pe a pa". Adriana de Riva, estadounidense por parte de madre, representante de la campaña Spain for McCain. Siguió muy atenta la investidura de Barack Obama. Sus obligaciones mediáticas se lo exigieron: participó en el análisis político del informativo nocturno de la Cope dirigido por César Vidal y en un debate político organizado por Libertad Digital TV.

Adriana de Riva se convirtió en una cara muy visible durante la campaña electoral estadounidense en España. Se convirtió en la voz de Spain for McCain, una plataforma ajena al Partido Republicano oficial. "Lo más importante para nosotros", nos dice vía telefónica, "era dar a conocer otra cara y otra voz, porque los medios de comunicación en Europa daban una información tan y tan sesgada hacia Obama que hacía falta abrir un poco de debate. Y en este sentido, se cumplió nuestra meta".

Y el martes 20 siguió muy atenta la investidura de Barack Obama: "Desde días antes ya se esperaban esos números récord y escalofriantes de participación en Washington". Y recuerda la investidura de George W. Bush en 2001. Hacía poco que se había instalado en Washington, donde vivió durante siete años. " Yo viví esas fechas. Fui de esas personas que se metieron en las masas con todo el frío. Estuve al aire libre viviendo el momento en directo. Yo iba con amigos demócratas, republicanos y de todo tipo".

- En esta investidura última, ¿cómo se sintió?
- Seguí la investidura con mucha ilusión, como cualquier vez que hay un cambio de presidente y de partido. Es un acontecimiento y yo creo que todos los americanos lo viven con mucho respeto y con mucha admiración.
- ¿Es una gran diferencia con España?
- Sí, no está tan polarizado. En todo Washington, en todo el país, en todo Europa hubo actos y galas inaugurales. Había gente de los dos partidos. La diferencia es que unos pueden estar saltando y los otros lo viven desde el respeto. Tu lo ves con la gente que asistió al acto. El primero detrás de Obama era Bush. Los Bush han demostrado una atención y unos detalles muy admirables y sorprendentes en la transición entre presidentes. Y eso lo dice el equipo de Obama y los demócratas. Todos los periódicos y las agencia lo han comentado. Por ejemplo, el mismo día de la investidura los Obama y los Bush iban a tomar café juntos.
- Algo inesperado...
- Para todo lo mal que se imaginaba la gente que se llevarían los dos candidatos... Dice bastante de los dos, pero dice mucho del que ha sido totalmente criticado. Mi parte americana manda en esto y me gustaría que en España fuera igual.
- ¿Cree que en los últimos meses se ha criticado en exceso la herencia de George W. Bush?
- Totalmente. Yo no soy una pro-Bush para nada. Pero tampoco creo que sea el anticristo o el peor presidente de la historia. Con el tiempo, se irá reconociendo su herencia. Se le ha criticado en exceso, la gente está cansada, se está buscando a alguien para echarla la culpa de lo que está pasando. Y eso cuando el sistema de banca que se hundió en 2008 llevaba presente 30 o 40 años. Se juntó todo muchísimo, además de que la guerra de Irak se está alargando mucho y que la gente quiere ver resultados. Hay, por ejemplo, muchas cosas que Bush estaba haciendo en África, mandaba muchos fondos para combatir el SIDA o la malaria. Eso no se comentaba pero sí que un árabe le tiraba los Zapatos.

De Riva reconoce haber votado demócrata y republicano a lo largo de su vida. "Obviamente en estas últimas elecciones voté por McCain". "Conozco a muchos republicanos en Cataluña, pero quieren mantener sus decisiones más en privado".

- ¿Cree que Obama está generando demasiadas esperanzas?
- Sí. Incluso el pobre, en el discurso de investidura, también intentó rebajar un poco las expectativas. Mientras que en sus discursos de campaña tenía un punto de vista, en la investidura fue más realista. Lo más irónico será ver cómo adoptará la política en Iraq que el criticó hasta la saciedad. Adopta esa misma política y deja el mismo ministro de defensa que escogió George W. Bush. Por un lado es algo pragmático, pero por otro lado, irónico.

- ¿Mejorarán las relaciones entre España y Estados Unidos?
- Zapatero y los socialistas creen que la relación con España va a ser la bomba y que, de repente, va a hacer un cambio de 360 grados. Pero EEUU pedirá compromisos serios a España y que no será sólo ir de visita a la Casa Blanca. Posiblemente será: 'Bien quieres ser mi amigo, pues demuéstramelo y manda más tropas a Afganistán'.

- ¿Hay paralelismos entre Zapatero y Obama como líderes políticos?
- Yo creo que sí, fíjate. Yo sé que al Partido Popular no les gusta, dicen que el Partido Socialista se está apropiando de la figura de Obama. Por ejemplo, han sido presidentes que han llegado al poder muy jóvenes, con relativamente poca experiencia en política, con una línea muy idealista y relativamente de izquierdas en sus respectivos países. Obama, cuando era senador, tenía el historial más escorado a la izquierda.

De Riva trabaja en una consultoría y usa a diario su bilingüismo. Tiene amigos de estudios, primos, un hermano y otros familiares en EEUU. "Hay ciertas cosas que no se cuestionan a un presidente americano: una cierta idea de patriotismo, de amor por la nación, de una visión del país como una sociedad libre, democrática y llena de oportunidades". Dice que aquí no se permiten estas afirmaciones a muchas líderes políticos: "Por eso he oído en España que el discurso de Obama parecía el discurso de un señor de derechas. Lo que pasa que hay cosas que cuando las dices en España se asocian con la derecha y no debería ser así".


- En su último escrito, Spain for McCain aceptó la derrota.
- Sí, el fin es mejorar el país, yo lo creo de verdad. Tenemos una forma distinta de pensar, pero nos unen más cosas que nos separan.
- Así también se define la actitud de John McCain después del 4-N.
- Sí. Eso me pasó, escuché: 'Ah, fíjate, que discurso más bueno al final, que buen hombre...' Y yo digo que siempre fue así. Le apoyé por eso, por ese espíritu increíblemente honrado y constructivo.


La chocante historia de Buddy Walker

EEUU EN ESPAÑA

Buddy Walker, a la derecha, en su imagen de perfil publicada en Facebook

En mi búsqueda de estadounidenses afincados en España por el Facebook encuentro a Buddy Walker. Tiene 24 años, vive en Madrid pero viene de la América profunda, es soltero y se define como libertario y creyente. En su imagen de perfil aparece exhibiendo una metralleta. No especificaré la clase, el calibre u otras características técnicas porque no entiendo de armas. Parece que él sí. Además, posee en la red social un ingente número de amigos:1.027, que serían 1.028 si hubiera aceptado su petición de amistad. No lo hice, pero me atrevo a perfilar cinco pilares de su ideología.

1. Buddy y el nuevo gobierno
"Tengo cero confianza en las instituciones de Estados Unidos, incluida la administración", me cuenta en inglés. Augura parecidos entre el nuevo ejecutivo de Obama y la Unión Soviética en 1988.

2. Buddy y los partidos
Es seguidor virtual de Spain for McCain y de la presidenta madrileña Esperanza Aguirre. Pero se sincera: "Para ser perfectamente honesto, debo decir que las únicas diferencias entre los dos grandes partidos en EEUU son los nombres, a excepción de algunos detalles".

3. Buddy y los españoles
Sólo menciona un reproche a España. No se explica por qué los españoles chismorrean (el término más cercano en castellano) cuando se menciona el Ku Klux Klan. "Es realmente extraño porque el Klan no es relevante desde 1950".

4. Buddy y Cataluña.
Concluye nuestra conversación cibernética así: "Encuentro interesante que seas de Barcelona y te consideres como una parte de España. Tengo asumido que el movimiento separatista es mucho más fuerte allí".

5. Buddy y las armas.
No sólo su imagen de presentación tiene que ver con las armas. En su colección de imágenes hay carteles que acusan a las autoridades de aplicar excesivas restricciones en la venta de armas. Incluye un cartel que dice así: "El 16 de abril de 2007, 32 estudiantes de un colegio de Virginia tuvieron una cosa en común. Todos murieron a sangre fría, porque estaban indefensos y no se pudieron defender. Un HB 1572 los hubiera salvado, pero no fue así. Hubiera hecho que los estudiantes se hubieran sentido seguros".

Un cartel en defensa de la plena libertad de armas



Bienvenido Mister Americano

LOS TÓPICOS

La receta de Woody Allen: estadounidenses en España, y algún prejuicio más.

"Hay muchos tópicos sobre America que he escuchado en España y es difícil seleccionar sólo uno". Así de contundente habla Shiva Roofeh. Es estadounidense y vive en España. La localizo gracias a la red social Facebook, una herramienta que me se servirá para preguntar sobre los tópicos que los españoles tenemos acerca de los estadounidenses. Y contestan ellos mismos, en primera persona.

"Una de las ideas más extendidas es que todos, pero todos los estadounidenses somos ricos y privilegiados", cuenta en inglés Roofeh. Ella refuta el tópico. Dice que no es verdad, que los Estados Unidos se basan en la clase media, una clase media con muchos casos actuales de enormes deudas. "Y si ganamos más dinero es porque trabajamos muchas horas para pagar un alquiler, un seguro o una cesta de la compra más cara". Shiva Roofeh encuentra más tópicos: "Creen que todos somos ignorantes y arrogantes". Responde que el sistema educativo en EEUU es "horrible", y los ciudadanos viajan menos porque es caro y porque las vacaciones no suelen superar los diez días por año. "Estoy cansada de escuchar que los americanos somos arrogantes e ignorantes, especialmente porque la mayoría de personas que hacen estas afirmaciones nunca han estado o han vivido en los EEUU".

El treintañero Eric Ossell sufre el mismo prejuicio: "Muchas veces siento que debo autodefenderme para demostrar que tengo un cierto nivel y no soy el típico estúpido americano", relata en inglés. Pero la despedida del mensaje, la escribe en castellano: "También me gusta mucho viviendo aquí en España/Catalunya, y después de los primeros minutos la mayoría de la gente está muy amable conmigo".

Por su parte Sarah Gemba, de 30 años, casada, católica y seguidora del Partido Demócrata, dice: "Mucha gente en España piensa que todos los americanos somos racistas". Piensa igual que Margaret Eileen Jones, una diseñadora de interiores que se define como conservadora, católica romana y casada. "Piensan que somos ultraconservadores o ultraliberales", explica. "No se puede generalizar con la gente".

El joven Buddy Walker no ha sufrido ningún tópico. "O no lo he notado", aclara. "Posiblemente porque vengo de una parte de EEUU donde la gente no suele viajar mucho y debo ser muy diferente del típico americano que ellos conocen".

Somos una nación tan grande y culturalmente tan diversa que es muy complicado generalizar", argumenta Scott Carmelitano


Scott Carmelitano es el único que contesta en castellano mi mensaje escrito en inglés. "Hay muchos clichés en España sobre Estados Unidos, igual que con las demás nacionalidades. Tendemos a generalizar". Tiene 45 años, es católico, seguidor del Partido Republicano y fan virtual de Esperanza Aguirre. Destaca tres grandes prejuicios: que los americanos son muy liberales y libertinos, que no son muy educados ni académicamente ni en modales, y que en Estados Unidos se come muy mal".

"Los tres clichés son bastante incorrectos, aunque sean observaciones subjetivas", aclara Scott. "Somos una nación tan grande y culturalmente tan diversa que es muy complicado generalizar".

Quizás el día es hoy

INAUGURATION DAY

Imagen: USA Today

12.00 horas del día en que se rompieron las cadenas.
Recibo un correo electrónico de la presidenta de los demócratas en Cataluña, Rebecca Lewis. "La respuesta de la gente es increíble para presenciar este histórico evento aquí en Barcelona", cuenta en inglés. Las invitaciones corrían desde hace días bajo el título Yes we did / Obama inauguration party! Es una fiesta organizada por Democrats Abroad en el céntrico Hotel Le Meridien de las Ramblas. La entrada cuesta 15 euros, incluidas las grandes pantallas, la música en directo y "tapas, cerveza y vino". Lewis teme que se formen grandes colas a la entrada y pide "buen humor y paciencia" a los que no han optado por la venta anticipada.

16.30 horas del día en que se eliminaron los bares con barreras.
La fiesta comienza oficialmente a esta hora y se alargará hasta las once de la noche, "la hora de irse a casa", según especifica la invitación. El plan de la tarde es denso. Antes del discurso de Obama, las pantallas gigantes ofrecen programas de humor e imágenes deportivas y la presidenta Lewis hace un breve discurso de bienvenida. Siempre según la invitación oficial. A partir de las seis, el discurso del presidente Obama, "más fiesta y socialización", música rock en vivo...
Mañana sabré que no sólo asisten al acto amigos del Consulado en Barcelona y de Democrats Abroad. También toda clase de estadounidenses afincados en estas tierras o catalanes próximos a la sociedad norteamericana. Aseguran que corre por la fiesta algún votante de McCain abduido por el fenómeno Obama.

17.00 horas del día en que se compartieron todos los amores.
En Madrid, en el Hotel Intercontinental, en plena avenida Castellana, comienza la fiesta. Me lo comunica un americano instalado en la capital española, Ron Otto, vía Facebook. "Organizamos un seguimiento en directo de los actos, se puede reservar a través de la web entradas.com pero el acceso es gratuito", cuenta Otto en inglés.

17.30 horas del día en que se pudo ser quién se es.
Esta tarde también se reune un grupo de estadounidenses en Palma de Mallorca para seguir la ceremonia, según informa Aitor F. Vallespir. "Hemos recuperado el orgullo de los norteamericanos", declaran a Diario de Mallorca.

18.00 horas del día en que se vivió lo que tocaba vivir.
Las imágenes por televisión son impresionantes. Demasiado impresionantes: tantas miradas de ilusión, tantos respaldos incondicionales, tantas caras más iluminadas que nunca. Pero ahora y aquí (o más bien dicho, allí) Obama habla: "Debemos cambiar el mundo". Habla de la crisis, de la necesidad de cambiar las formas de producción, de una nueva forma de relaciones internacionales, del trabajo duro... "Gracias, que Dios os bendiga, que Dios bendiga a América", sentenció al final.

19.30 horas del día en que se supo qué es ser libre.
"Llevamos toda la semana hablando de esto en los pasillos", se confiesa mi profesor Ewan. Clase de inglés en el Instituto Norteamericano. Hoy no va a explicar gramática, ni a seguir con el vocabulario del mundo judicial. No. "Esta es una cosa muy muy grande, increíble, histórica para los Estados Unidos", nos dice. Apunto la frase discretamente. Y durante la clase repasa de forma clara y muy sentida la rápida historia de la libertad racial en Estados Unidos. Nos habla de Martin Luther King, de Malcom X, de los conflictos en los años 60. Vemos en un vídeo bastante gastado el histórico discurso del año 1963: I have a dream.
Y nos habla de una cantante negra que luchó por la igualdad, que luchó por los derechos civiles: Nina Simone. "Si siguiera viva seguro que cantaría en la fiesta de esta noche", imagina Ewan. Y escuchamos su canción de 1967 I wish I knew how it would be to be free. Sueña con el día en que se rompan las cadenas, con el día en que desaparezcan los bares con barreras, con el día en que se comparta todo el amor del corazón, con el día en que se pueda vivir lo que tocaba vivir. Nina Simone sueña con el día en que sepa qué es ser libre.


Quizás ya no es un sueño. Quizás el día es hoy.

Voces hispanas

PRENSA EN EEUU

Deduzco que es la Pilar Rahola de la prensa hispana en Miami. Se llama Myriam Márquez y es columnista estrella en The Miami Herald, un diario en inglés cuya difusión se centra en el estado de Florida pero que llega a otras partes de los Estados Unidos y América Latina. Con un buen currículum académico a sus espaldas, combina sus artículos en el diario anglosajón con sus columnas en El Nuevo Herald, del mismo grupo empresarial. Es el diario hispano de mayor difusión y prestigio en los Estados Unidos. Márquez es una perfecta bilingüe, aunque nos aclara en el correo electrónico: "No tengo acentos ni 'enye' en ingles asi que perdona por las faltas [
sic]". Le preguntamos por el nuevo panorama político en Estados Unidos, cuando Obama aún no había llegado a la Casa Blanca:

¿Obama ha incluido suficientes miembros de las llamadas minorías étnicas en su gobierno?

Obama pudiera tener más latinos y negros americanos en su gobierno, especialmente ahora que el Gobernador Richardson, de origen mexicano, ha dicho que no va aceptar el puesto de secretario de comercio, porque está bajo investigación en su estado de New Mexico por cuestiones de contratos a industrias que lo han apoyado en sus elecciones en el estado. El presidente tendrá la oportunidad de cambiar la corte suprema, donde no hay ni un latino actualmente.

¿Se están creando demasiadas expectativas acerca Barack Obama?

Se están creando unas increíbles expectativas en un momento que enfrentamos una recesión económica global, guerras en Afganistan, Iraq y ahora la violencia entre Israel y Hamas. El desempleo sigue creciendo, aunque estamos mejor situados que muchos países europeos donde el paro es mayor. Él no va a poder cambiar estos problemas gigantescos en seis meses o un año. Sin duda, tomará tiempo.

¿Cree que cambiarán las relaciones diplomáticas entre España y Estados Unidos?

Sí, claro que cambiará las relaciones entre EEUU y España. Obama nunca estuvo de acuerdo con la guerra en Iraq, pero si vio la conexión de terrorismo en Afganistán. El quiere más diplomacia entre este país y los de Europa y el Medio Oriente.


La entrevista es corta. Y sin haber profundizado, decido buscar otras opiniones entre la prensa hispana sobre los mismos temas. Alejandro Maciel, periodista veterano en Impacto USA, coincide con Márquez. Poca presencia de hispanos y muchas esperanzas en Obama. Pero se encalla en las relaciones con España: "La pregunta en la que no estoy muy seguro de poder responder es si Barack Obama podría reforzar la relación entre Estados Unidos y España. Me lo pensaré". No hubo nueva respuesta. Impacto USA es un diario en español de Los Ángeles. Distribuye 250.000 ejemplares en gran parte del estado de California.

Desde Michigan, me llega la opinión Issac Miguel, editor de El Vocero, el periódico hispano más leído del estado. Se queja de la poca presencia hispana y denuncia que Obama no hubiera ganado las elecciones sin ellos. Cree que no han sido recompensados. "La gente de la calle, que es la que más vota, está segura de que las cosas mejorarán luego del descalabro económico del gobierno de Bush".

Miguel elogia a Zapatero: "Definitivamente, tanto el presidente Zapatero como el próximo presidente de los Estados Unidos, el señor Obama, son dos personas con los piés sobre la tierra. Tienen juventud, liderazgo y capacidad para sentarse y resolver cualquier diferencia que haya entre las dos partes".

Estadounidense en España, ¿satisfecho con el nuevo gobierno?

EEUU EN ESPAÑA

Siempre me he mostrado contrario a las encuestas de calle que emiten los informativos. Crean opinión pública a partir de perspectivas seleccionadas, interesadas y no representativas. Hoy, pero, voy a hacerlo. Pensándolo bien, este blog no tiene el efecto multiplicador que podría tener un noticiario en prime-time. Pensándolo bien, podría aprovechar los hallazgos vía Facebook. Son voces (no representativas) de estadounidenses que viven en España.

1. Shiva Roofeh, seguidora de Democrats Abroad.
"Estoy satisfecha con el futuro gobierno de Obama, pero creo que las expectativas creadas son peligrosas. Tenemos que recordar que la presidencia dura sólo cuatro años y cuatro años no es tiempo suficiente en política. Puede cambiar muy pocas cosas, pero Obama como presidente es un buen comienzo".

2. Margaret Eileen Jones, conservadora.
"No, no estoy satisfecha. No me gusta la gente que ha escogido para el gabinete. Obama es una creación de los medios de comunicación judíos-liberales. Yo no sé quién es Obama".

3. Scott Carmelitano, 45 años, seguidor del Partido Republicano.
"Una vez que gana un candidato democráticamente se convierte en Presidente de todos los americanos. Podré estar más o menos de acuerdo con sus políticas, pero me merece todos mis respetos y representa una institución fundamental en nuestra democracia. Estoy satisfecho que ha ganado de forma justa y tiene todo mi apoyo. Por el bien de todos espero que acierte en sus decisiones en un mundo muy volátil y complejo".

4. Sarah Gemba, 30 años, seguidora de Democrats Abroad.

"Sí, estoy muy contenta con Obama como nuevo presidente".

5. Buddy Walker, 23 años, libertario.

"Tengo cero confianza en las instituciones de Estados Unidos, incluida la administración".

Unos llegan, otros se van

RELACIONES EEUU-ESPAÑA


El embajador español en EEUU en una entrevista para TV3

"Una buena disposición”. Así define el embajador español en Estados Unidos la actitud del nuevo equipo de Obama. Asegura, en una entrevista concedida a TV3, que tienen ganas de trabajar conjuntamente, de recibir ayudas y respaldos políticos. Y España es un aliado en potencia, asegura. Por su importancia económica pero también política: “La proyección en America Latina aquí interesa muchísimo”.

Su nombre es Jorge Dezcallar (1945) y sólo hace cinco meses que ocupa el cargo. Asegura que Afganistán será clave en los próximos meses. Se adapta a su oficina de embajador. En cambio, el embajador de EEUU en España, Eduardo Aguirre (1946), dejará en pocas semanas su despacho madrileño. Reconoce, en una entrevista reciente en El País, que uno de sus objetivos era conseguir un encuentro Zapatero-Bush. ¿Lo consiguió? El cree que sí, que la cumbre del G-20, que la butaca cedida por Sarkozy, valió como tal.

En una entrevista audiovisual para la página web oficial de la Embajada, Aguirre declaró antes de las elecciones del 4-N: “La relación España-EEUU es absolutamente saludable, normalizada después de un periodo de tensión, después de un cambio de gobierno y de la retirada de las tropas de Iraq de forma abrupta. Esto dejó en posible riesgo a los aliados y el presidente Bush se sintió decepcionado. Pero ahora el presidente Bush cree en la normalización de las relaciones, aunque implica que Rodríguez Zapatero lo acepte”.

Nacido en Cuba, empezó su andadura profesional en el mostrador de un banco. Cree que, con él, el sueño americano se cumplió. “En Estados Unidos no tenemos ciudadanos de segunda clase", afirma. "Tú tienes el derecho de ser tan pobre como tan rico".

El embajador estadounidense en España posa para El País.

Obama en la Rambla (o un deseo para el nuevo año)

EEUU EN ESPAÑA

Barack Obama se quedó quieto, inmóvil, pensativo en la Rambla de Barcelona. Y los transeúntes deambulaban ajenos a él, a sus pensamientos, a sus reflexiones sobre la bondad y el azar. Así lo narra el mismo Obama en el libro Los sueños de mi padre, publicado en 1995 antes de que llegara al Senado. Es su obra más personal, su obra menos teñida de marqueting político.

"Hasta que me di cuenta que aquel hombre de Senegal me había invitado a un café y ofrecido agua, y eso era real, y quizás eso era todo lo que cualquiera de nosotros tenía derecho a esperar: un encuentro al azar, una historia compartida, un pequeño acto de bondad".

Obama dedica algunas líneas a su visita a España, una visita humilde y de mochila. No habla de flamenco, ni de fiesta, ni de tapas. El joven político escribió sobre su breve amistad con un subsahariano que vino a España en busca de una vida mejor.

"¿Cómo se llamaba? No lo recuerdo. Sólo era otro hombre hambriento lejos de su hogar, uno de los muchos hijos de las colonias colándose entre las barricadas de sus antiguos amos, organizando su propia y azarosa invasión de harapos. Y, sin embargo, mientras caminábamos hacia las Ramblas, mi impresión era que lo conocía de toda la vida; como si ambos hiciésemos el mismo viaje, aunque hubiésemos partido de lugares opuestos del planeta. Nos despedimos. Yo estuve mucho tiempo parado en la calle, viendo como se alejaba su figura delgada y patizamba. Una parte de mí deseaba acompañarle en una vida de caminos abiertos y mañanas azules. Otra parte de mí se percataba de que ese deseo era una idea romántica y parcial".

Había conocido a ese miraje, ese senegalés sin nombre, unas horas antes en una de las paradas del autobús nocturno con destino Barcelona.

"Yo esperaba el autobús nocturno en un bar de carretera entre Madrid y Barcelona. Unos pocos hombres bebían vino en vasos pequeños y sucios. Había una mesa de billar y por alguna razón me puse a jugar. Un hombre vestido con un fino jersey de lana apareció de ninguna parte y me invitó a un café. No hablaba inglés. Y su español no era mejor que el mío, pero tenía una sonrisa que daba confianza y la urgencia de alguien que necesita compañía".

"En aquel bar me contó que era de Senegal y que recorría España en busca de trabajos estacionales. Me enseñó su fotografía gastada que llevaba en su cartera: una chica joven de mejillas redondas. Su mujer, me dijo. Tuvo que dejarla en Senegal para venir a España. Planeaba reunirse con ella en cuanto ahorrase el dinero. Al final viajamos juntos a Barcelona. Ninguno de los dos hablaba mucho. Él intentaba explicarme los chistes de un programa que proyectaban en una pantalla de video encima del asiento del conductor".


"Poco antes del amanecer nos apeamos en una vetusta estación de autobuses y mi amigo me hizo señas para que le siguiera hasta una palmera pequeña, de tronco grueso, que crecía junto a la carretera. De su mochila sacó un cepillo de dientes, un peine y una botella de agua que me entregó con gran ceremonia. Nos aseamos juntos, entumecidos por el relente, antes de ponernos los macutos al hombro y caminar hacia el centro de la ciudad".

Quién le iba a decir al hombre del Senegal que ese día compartió su pasta de dientes con el presidente número 44 de los Estados Unidos. Quién sabrá dónde está ese amigo anónimo de Obama.

¿Se acordará el hombre senegalés de Obama? Que más da. Esperemos que, por lo menos, Obama sí que se acuerde de su amigo anónimo. Que se acuerde de él cuando consensúe, decida, legisle. Esperemos que sí.

Los 'States' en Barcelona

EEUU EN ESPAÑA

Estados Unidos tiene en Barcelona dos enclaves que sirven de puente entre la sociedad norteamericana y la catalana. Así es como se definen el Consulado General de los EE.UU. y su satélite, el Instituto de Estudios Norteamericanos (IEN).

Un veterano Consulado General
La Administración estadounidense tiene en España la Embajada (Madrid), el Consulado General (Barcelona) y seis agencias consulares en diferentes ciudades. Barcelona dispone de uno de los consulados más antiguos del mundo, fundado en 1797. Dos siglos después, se encuentra en un palacete de la parte alta de Barcelona, en la avenida de Reina Elisenda. Su tarea actual gira entorno a la sección consular y a la sección de asuntos públicos. O sea, entorno a la burocracia y a la difusión.

La sección consular no sólo se dedica a simples trámites administrativos: "Sus funciones no se limitan a los servicios de pasaporte. También asiste emergencias, incluidas muertes, detenciones y situaciones de crisis", asegura, sólo en inglés, la página web oficial. En cambio, la sección de asuntos públicos trabaja más con la sociedad española. Pretende dar a conocer la cultura, la sociedad y la política de los Estados Unidos, además de atender a los medios de comunicación.

En el gabinete de prensa, las trabajadoras tienen apellidos catalanes de pura cepa, pero su dominio del inglés es excelente. Auténticas bilingües. El Consulado asegura que el mayor número de peticiones se genera en relación a los estudios en los EEUU, a los negocios, al medio ambiente y a la seguridad. La sección de asuntos públicos trabaja con "gobiernos locales, partidos políticos, académicos, periodistas, empresas, universidades, think tangs...". Y la lista sigue.

La escuela del Consulado
El Consulado tiene un enlace directo con la sociedad barcelonesa: el Instituto de Estudios Norteamericanos (IEN). Situado en la ruidosa Via Augusta, es un edificio de siete plantas dirigido principalmente a la docencia. "Es una asociación privada, sin ánimo de lucro, destinada a promover el intercambio entre Cataluña y Estados Unidos", se repite una y otra vez en todos los documentos oficiales y panfletos de promoción.

Se creó en 1951 para enseñar la lengua y la cultura americana, además de ser "un puente cultural". Explican que, durante el franquismo, algunos intelectuales encontraban en la biblioteca del IEN un refugio, un rincón donde leer obras "con ideales democráticos". Otras cuentan que, durante el franquismo, se ligaba mucho en el bar del Instituto. Sea como sea, bar y biblioteca siguen abiertos.

El bar con terraza sirve para tomar una cerveza o picar algún tentempié. La biblioteca es pequeña, cuidada y vibra cada vez que un Ferrocaril de la Generalitat. circula por debajo. Ofrece libros publicados en los EEUU, ordenados en colecciones de Historia, Política, Periodismo, Ciencia, Medicina... En total, 10.000 libros, 600 obras audiovisuales, y prensa (USA Today, Herald Tribune y la selección semanal de los mejores artículos de The New York Times). Pese a ello, la mayoría de usuarios parecen ser alumnos del IEN que hacen los deberes antes de entrar en clase.

Es el gran motor del IEN: clases de lengua para todas las edades, todos los niveles, y distintas necesidades. Son conocidas en Barcelona por la planificación trimestral de los cursos y por los precios elevados. Las aulas, algo anticuadas, son pequeñas y acogen grupos reducidos. En los pasillos se ve a chavales de clase bien que visten el uniforme de algún colegio privado, pero también veinteañeros en busca de un título oficial o treintañeros a la espera del ascenso laboral.

Charlan en castellano o en catalán, aunque la organización promueve actos culturales en inglés: actuaciones musicales, largometrajes, exposiciones o conferencias, recientemente vinculadas con las elecciones. Son los actos que organiza la Fundación del IEN, creada en 2006 y con Maragall, Pujol o el cónsul Robinson entre los miembros del Comité Ejecutivo y del Patronato.

El IEN también acoge la Jubilee Jazz Club, una asociación que ha contribuido al "estudio, difusión y promoción del Jazz en la ciudad de Barcelona". Entusiastas del jazz organizan conciertos o proyectan films vinculados a las inconfundibles notas del jazz.

"No veo ningún paralelismo entre Obama y Zapatero"

Rebecca Lewis. Presidenta de Democrats Abroad en Barcelona.



DEMÓCRATAS EN EL MUNDO


Rebecca Lewis, presidenta de Democrats Abroad en Barcelona, se mueve con frecuencia entre España y Estados Unidos. Se dedica a "temas de marketing internacional". Parece amable y accesible, pero cuesta concertar una entrevista con ella. Finalmente accedió, vía telefónica y casi recién llegada de los Estados Unidos. Es originaria de Chicago, epicentro del fenómeno Obama, y se dedica al partido por vocación: "Somos todos voluntarios. Dedico muchas horas a Democrats Abroad y sacrifico un alto porcentaje de mi tiempo libre". Satisfecha con la campaña electoral y convencida defensora de Obama, Lewis reconoce que el presidente electo genera demasiadas esperanzas. Asegura que las mejores relaciones entre España y Estados Unidos son ya una realidad.

¿La sociedad española se interesó más de lo habitual por esta campaña de 2008?
Se ha interesado todo el mundo por la campaña. (Ríe). Por el hecho histórico que representa Barack Obama y también por su campaña modélica, que ha llegado a la gente de todo el país y ha conseguido una recaudación de fondos sin precedentes.

Democrats Abroad también hizo campaña en España. ¿Cumplieron los objetivos que se habían marcado?
Sí. Nuestro principal objetivo era ayudar al máximo número de gente a votar, porque no es fácil desde el extranjero, siempre se repiten una serie de problemas. Cada uno de los 50 estados tiene normas distintas y diferentes plazos límite para recibir la petición de la papeleta... a veces la gente ni se acuerda de su última dirección en Estados Unidos, un dato esencial. Y lo hemos conseguido, ya que ha habido un número récord de votantes en España y también un número récord de nuevos fichajes en nuestra delegación del Partido Demócrata.

Confirma que fue la cita electoral en que votó el mayor número estadounidenses aficandos en España...
Sí, exacto, está confirmado. Y de lejos en comparación a otros años.

No hay datos oficiales, pero ¿cree que los estadounidenses aficandos en España respaldaron también a Obama?
Sí, lo sé. Lo respaldaron. Nosotros lo sabemos por las personas que hemos ayudado a votar, por nuestros propios sondeos, por las primarias... Por ejemplo, en las primarias, en España se votó a Obama en un 70%. Durante la campaña estuvimos en Valencia, en ciudades de toda España... Aquí hay una población muy importante de estudiantes estadounidenses que llegaron en setiembre, muchos de ellos votaban por primera vez, y la gran mayoría que nos comentó su voto lo hizo por Obama.

En las elecciones 2008, ha habido un número récord de votantes en España"

Por su parte, Spain for McCain también hizo su campaña. ¿Cómo la valora?
El Partido Republicano es diferente al nuestro, en el sentido de que no están constituidos ni reconocidos como el brazo internacional del partido. Sí que tienen un grupo muy pequeño, los llamados Republicans Abroad, pero nada que ver con nosotros. El Partido Demócrata considera a los que vivimos fuera del país como el estado 51, tenemos representación a nivel nacional, mandamos delegados a la convención... En cambio, los republicanos no tienen estructura en España. Hubo un grupo, Spain for McCain, pero es totalmente ilegítimo y carece de cualquier apoyo oficial del partido.

Se acabó la campaña, Obama ganó. ¿Usted personalmente esperaba la victoria de Obama?
Bueno, no cantamos nunca victoria hasta el último momento. Yo tenía mucha esperanza, muchos de nosotros teníamos la esperanza de ver ese cambio... pero hasta que no vimos que ganó en Ohio, no cantamos victoria.

¿Se puede hablar de Obama como fenómeno mundial?
Durante la campaña hubo lo que la prensa llamo Obamamanía. (Ríe). Después de cuatro años de la nefasta gestión del presidente Bush, todo el mundo veía con mucha ilusión este cambio. También por ser una persona negra, hecho que marca la historia de mi propio país y, en el fondo, enseña al mundo que la cuestión racial en Estados Unidos ha cambiado muchísmo. Esto también augura futuro en otros países, donde tienen una sociedad plural y donde las personas pueden pensar que no tienen barreras en la política por ser de un grupo minoritario.

Hay unas expectativas desmesuradas. Obama no es un mesías"


¿Cree que se han generado demasiadas esperanzas hacia Obama?
Yo creo que sí. Muy posiblemente. Me quedé un poco asombrada el pasado fin de semana en Estados Unidos. Fui a una tienda de cierta categoría, no había prácticamente nadie y pregunté a la dueña: 'Se nota la crisis económica en su tienda...¿no?'. Y me dijo que sí, que se nota, pero que pensaba que en enero, cuando Barack Obama tomara las riendas, cambiarían las cosas. Fue entonces cuando me di cuenta de que había unas expectativas desmesuradas. Obama hereda una situación difícil, no es un mesías, no va a cambiar las cosas de un día a otro...Pero sí que vemos que la gente que ha elegido para el gobierno es absolutamente experta en sus campos, enormemente capaz.

Sobre este nuevo gobierno, ¿qué impresiones hay entre los miembros de Democrats Abroad en Barcelona?
Lo hemos comentado de manera informal, sin valorar caso por caso. Nos parece muy bien su Consejo de Seguridad, con personalidades muy fuertes; estamos muy contentos con su equipo económico; también ha apostado por la experiencia militar... En general sabemos que Obama es brillante, yo soy de Chicago y he seguido su trayectoria. Y Obama es capaz de evaluar y de saber muy bien el porqué de cada persona que forma su equipo.

Algunas voces han criticado la escasa presencia de hispanos, de negros... de las llamadas minorías.
Quizás en la cúpula anunciada, pero sí que habrá hispanos y negros en la Administración de Obama. La elección de las personas no se ha basado en cuotas sino en sus capacidades. Habrá miles de personas que formarán parte del gobierno. De hecho, cualquiera de nosotros puede presentar en la web su currículum para trabajar en la nueva Administración. Conozco estadounidenses aquí en España que lo han hecho. Y si les cogieran, volverían a los Estados Unidos a vivir.

¿Cree que cambiarán las relaciones políticas entre Estados Unidos y España?
Sí, ya habido un contacto. El nuevo gobierno no va a mirar tanto a incidentes en el pasado. Bush se enfadó mucho con Zapatero por la retirada unilateral e inmediata de las tropas españolas en Iraq. Pero el equipo de Obama es consciente de la situación de España dentro de la Unión Europea y de sus enlaces con Latinoamérica y con el Mediterráneo. Yo creo que va a mandar el pragmatismo y el diálogo.

Obama es consciente de la situación de España dentro de la Unión Europea, Latinoamérica y el Mediterráneo"


¿Ve similitudes entre Obama y Zapatero como modelos políticos?
En absoluto, francamente. (Ríe). Yo ya sé que en la prensa se ha hablado de que ambos tienen dos hijas, que... Pero yo no veo ningún paralelismo en su trayectoria política ni en las circunstancias en que llegaron al poder. Las posturas en ciertos temas aquí en España, en temas sociales, no son nada comparables al partido Demócrata. Siempre digo que es superficial e incorrecto comparar demócratas y republicanos con socialistas y populares. No es serio simplificar los enlaces entre partidos y líderes de diferentes países.

Antes lo mencionaba, la crisis económica afecta a los Estados Unidos, fue epicentro de la crisis financiera, la Reserva Federal no descarta que los tipos de interés lleguen al 0%... ¿Cómo lo viven aquí desde España?
Hay un sector de la sociedad estadounidense en España que ya ha sufrido durante bastante tiempo la desigualdad en el cambio de dólares y euros, hecho que afecta a las pensiones, que se cobran en dólares. Y ahora todos, trabajadores y pensionistas, estamos preocupados por la situación. Hay diferentes opiniones por la decisión de la Fed, pero hoy por hoy no estamos gobernando los demócratas, no son decisiones vinculadas a Obama.

Más diferencias entre Europa y Estados Unidos. ¿Cómo viven ustedes temas como la pena de muerte, socialmente condenada en Europa pero vigente en varios estados norteamericanos?
Yo personalmente estoy totalmente en contra de la pena de muerte y la mayoría de gente que conozco aquí también lo está. Es un tema complicado, porque es competencia de los diferentes estados. Muchos de nosotros formamos parte de equipos de trabajo, de grupos de presión para cambiar esta situación en Estados Unidos, aunque no es tan fácil como cambiar una Constitución.


Deberes cumplidos

DEMÓCRATAS Y REPUBLICANOS EN EL MUNDO

Se cumplía este jueves un mes de la victoria de Barack Obama en Estados Unidos. Y durante estas semanas las plataformas demócrata y republicana en España han tenido actitudes bien distintas. Unos han redactado una carta de agradecimiento al respaldo recibido; otros están sin respuesta ni acciones desde el 4 de noviembre.

La entidad que ha hablado, que ha reaccionado, que ha dado las gracias es la del Partido Republicano. En concreto, la plataforma cívica creada para hacer campaña del candidato conservador en España, la plataforma Spain for McCain. La carta se titula Gracias. Dan las gracias a los simpatizantes, a los donantes, a los portavoces y a los periodistas. Ni una sola palabra pesimista: ni derrota, ni pérdida, ni decepción.

"Todo un señor", según Spain for McCain, por su discurso del 4-N.

Spain for McCain se ha disuelto a lo largo de este mes, pero se siente satisfecha de haber logrado sus objetivos: despertar el interés por la política estadounidense en España y difundir la imagen de John McCain en nuestro país. Y añade: “Hemos recibido el agradecimiento y el apoyo de manera oficial desde la candidatura de McCain, lo que nos llena de satisfacción”.

El comunicado es de tinte diplomático y de buen perdedor. “Hay que apoyar al nuevo presidente electo de Estados Unidos”, afirma la plataforma, “ y desearle lo mejor en esta nueva página de la Historia que se abre”. Acaba con un deseo patriótico: “Ojalá que Estados Unidos siga contribuyendo a la difusión de los valores de libertad y democracia por todo el mundo y que las relaciones entre España y Estados Unidos puedan fortalecerse”.

En cambio, en las páginas oficiales de Democrats abroad, no hay rastro de la victoria. Ni en la página española ni en la página de la delegación barcelonesa. Siguen anunciando las fiestas para el 4-N y los procesos para votar desde el extranjero. Sólo en la página mundial de Democrats abroad hay una referencia, el vídeo del ya histórico discurso Yes we did. Pero no lo acompaña ningún comunicado oficial.


Noche de acción

ESTADOS UNIDOS EN ESPAÑA

No esperaron hasta Nochebuena. Los estadounidenses afincados en España tuvieron su propia fiesta de excesos gastronómicos la semana pasada. Fue el día de Acción de Gracias. Como siempre, el último jueves de noviembre las familias compartieron mesa y pavo relleno para celebrar aquella mítica comida entre los nativos americanos y los colonos, acabados de llegar de Europa.

Sin datos estadísticos en la mano, cuentan que no es una fiesta multitudinaria en España. Probablemente. Pero un equipo de reporteros de Televisión Española encontró un numeroso grupo de estadounidenses que lo celebró en Madrid. Decía el reportero que este año había una novedad: el tema de conversación, Obama y el nuevo gobierno. Los testigos parecían ilusionados y esperanzados con la nueva etapa política.


Obama y el nuevo gobierno, la novedad de este año en el Día de Acción de Gracias en España

Sala de banquetes, mesas largas, comida en abundancia y bebida generosa. Más que un ensayo de la Nochebuena, parecía una boda de las de comilona y baile. Se formaban círculos de conversación, se explicaban chistes y los más atrevidos optaron por bailar. Un imagen muy lejana al típico Día de Acción de Gracias cinematográfico, con el salón enmoquetado, con la chimenea encendida y con los miembros de la familia esperando con tranquilidad la comida.


Entrevista al cónsul general de EE.UU.

"España sigue siendo un país estratégico"

ESTADOS UNIDOS EN ESPAÑA



"Very fast, it will be very fast", aclaró en voz baja la jefa de prensa del consulado estadounidense de Barcelona a Tedd Robinson. La agente me permitió hablar con el cónsul general Robinson unos minutos durante la noche electoral. Unos "rápidos" minutos, le prometía. Robinson es un hombre bajo, delgado, joven y de piel negra. Sus respuestas son tan políticamente correctas que no se diferencian de un comunicado oficial de prensa.

- ¿Considera que en los últimos años se han enfriado las relaciones entre España y los Estados Unidos?
- No, en absoluto. España sigue siendo un país estratégico y amigo de nuestro país, como siempre ha sido. La prueba es que los Estados Unidos están presentes en Afganistán y trabajan junto a España para reconstruir el país.
- ¿Y cree que las relaciones cambiarán en función de quién sea el nuevo presidente?
- Yo creo que no, los dos candidatos apostarán por España. Estoy seguro de que son conscientes de la importancia de esta relación.

Antes de ir a la fiesta electoral, había visto unas declaraciones que el cónsul había hecho al circuito catalán de Televisión Española y, aunque las preguntas fueran distintas, el discurso parecía el mismo.

- ¿Por qué entre los estadounidenses en España hay más simpatías hacia los demócratas?
- No está tan claro. Como en todas partes, hay demócratas y republicanos. En Madrid, por ejemplo, hay un importante núcleo de ciudadanos que respaldan al Partido Republicano. En Barcelona posiblemente no hay tantos...

También antes de ir a la fiesta electoral, había escuchado en la cadena SER que en la fiesta republicana organizada en un céntrico Hard Rock Café madrileño había muy pocos asistentes. "De momento, los participantes caben en dos taxis", recuerdo que dijo el periodista.

- ¿La permanencia en su cargo depende del presidente electo?
- No. Mi cargo es diplomático y, al menos, estaré en Barcelona dos años más.

Me explica los esfuerzos del Consulado para organizar el acto de la noche del 4-N. Pero también cuenta que donde más le gustaría estar es con los suyos, en los Estados Unidos, viviendo el ambiente en la calle con amigos y familiares. Tedd Robinson es originario de Masachusets y cónsul general de los EE.UU en Cataluña, Aragón, Baleares y Andorra.

Amistad y complicidad, con zeta.

LAS RELACIONES ESPAÑA-EEUU



La recepción fue diplomática y austera. El anfitrión parecía tranquilo. El invitado de última hora, nervioso, más tímido de lo habitual. Dieran o no imagen de cordialidad política, dieran o no imagen de crispación, todo el mundo sabía que el invitado predilecto de George W. Bush el pasado sábado no era el número 21, no era José Luis Rodríguez Zapatero. Las malas relaciones entre España y Estados Unidos han acomplejado a Zapatero en sus casi cinco años de gobierno, han sido uno de sus puntos débiles en política internacional. De hecho, en La Moncloa celebraron abiertamente y sin complejos la victoria del demócrata Barack Obama. ¿Por qué? ¿Es realmente la oportunidad de oro para restablecer las buenas relaciones?

Desde la llegada de los socialistas a la Moncloa, la relación política entre España y Estados Unidos ha sido fría, tensa, distante. O simplemente no ha sido. Las relaciones comerciales y culturales no cambiaron, pero políticamente la cooperación entre ambos estados ha destacado por su ausencia. Parece que las causas son varias: la retirada instantánea de las tropas españolas de Iraq, las diferencias ideológicas entre los dos mandatarios y la buena relación que el anterior presidente español, José María Aznar, fraguó con George W Bush. Al menos así se vendió a la prensa, y así se vende: Aznar se rendía en elogios a Bush el pasado viernes en una tribuna en el diario francés Le Figaro.

Zapatero, en cambio, apuesta sin tapujos por el color azul de los demócratas. El día después de la victoria de Obama, el presidente español convocó a la prensa en la escalinata de la Moncloa: España sería un "amigo y aliado fiel" de los Estados Unidos. Además, Zapatero formó parte de la ronda de conversaciones telefónicas que Obama mantuvo con líderes mundiales después de su victoria. Y Obama, en los debates de campaña, echó en cara a su contrincante McCain haberse olvidado de España como aliado internacional. Palabras de Obama, palabras de Zapatero. ¿Son eso, palabras? ¿O son declaraciones sinceras para abrir una nueva etapa?

De momento se sabe que en las trincheras políticas también se ha trabajado. El secretario de Estado para la Unión Europea, Diego López Garrido, ya se reunió el pasado mes de agosto con Obama y otros líderes demócratas al final de un acto electoral. "Le esperamos en España si gana las elecciones", aseguran que dijo López Garrido. "Muy bien, allí estaré", dicen que promtió Obama. Al rápido encuentro, se le suma la reunión mantenida entre Zapatero y el gobernador demócrata Bill Richardson, hombre de confianza de Obama, en junio en el palacio de La Moncloa. Y se le suman las viajes a Estados Unidos de miembros socialistas y del ejecutivo. Y se le suman los encuentros simbólicos con el embajador estadounidense en España, Eduardo Aguirre. ¿Son eso, símbolos? ¿O son encuentros decisivos para abrir una nueva etapa?

De momento el Gobierno español se marca una gran prueba de fuego. Zapatero se encontrará oficialmente con Obama a principios de 2010, en la cumbre UE-EEUU, cuando España ostente la presidencia de turno de la Unión. Pese a ello, algunos medios de comunicación aseguran que la Embajada de EEUU no descarta que la Casa Blanca reciba a Zapatero en 2009.

Sin embargo, también hay malas noticias bajo dos titulares: Iraq y Afganistán. Joe Biden, presentado como el brazo de la candidatura demócrata en el exterior, habló de España y del gobierno de Zapatero en 2004, según recordaba el diario ABC hace poco. Biden fue uno de los políticos estadounidenses más crítico y ofendido por la retirada de las tropas españolas de Irak. Advirtió que "costará reparar el daño causado por el gobierno español". Y por otro lado, Afganistán. El gobierno español y, en concreto, la ministra Chacón se han quejado estos días por el papel autoritario y despótico del ejercito estadounidense en la lucha contra los talibanes.

Pero parece que las palabras Iraq y Afganistán no tendrán fuerza. Hay síntomas de mejora en las relaciones entre EEUU y España. De momento son símbolos y buenas intenciones, pero los más esperanzados auguran una mayor cooperación en temas como Latinoamerica, energía, cambio climático, pobreza y terrorismo. En breve.

Ilustración: 'Conexión Zapatero y Obama' de Sciammarella (El País)

La noche americana: Una premonición

LAS ELECCIONES

Imagen: ACN

22.55
“Lo siento mucho, de verdad”, repite una de las organizadoras. Lleno absoluto. Los curiosos de última hora se han quedado fuera. Estamos en el hotel Barcelona Center, sede del seguimiento de la noche electoral del Consulado de Barcelona. Un par de hombres mayores esperan en un sofá de terciopelo. Uno de ellos aguanta una boina vistosa con la bandera estadounidense estampada. Las unidades móviles se sitúan estratégicamente en la entrada del hotel.

23.05
La lista de prensa es extensa. Al entrar, estadounidenses y profesionales pasamos por debajo de dos detectores de metales, como si de un aeropuerto se tratara. Nos reciben con chapas y caretas de los candidatos. Además los norteamericanos pueden participar en unas elecciones ficticias. ¿Quién ganará las elecciones en el hotel? Todo apunta a Obama: se forman colas ante su figura de cartón para fotografiarse.


23.10
Llega el convergente Xavier Trias. Releva a Artur Mas, que vemos que se escapa rápidamente junto a su esposa. “Me voy a la cena de los demócratas”, se disculpa ante una amiga. Desde Convergència han mostrado abiertamente su simpatía hacia Obama no ha pasado lo mismo con sus aliados de Unió. Empieza a sonar el jazz. Empiezan a vaciarse los platos de comida. De momento, el aperitivo es sofisticado, pero no muy abundante.

23.30
Se forman grandes corrillos de gente: charlan, comen, beben. Se oye poco inglés. Parece que el color político, de momento, no importa. La bandera y sus colores inundan la sala: los vasos, los manteles, las paredes, los globos... Más de uno lleva la careta de Obama en la espalda, más de uno lleva una pegatina con el “I voted”.

23.50
Se activa el volumen de los televisores. Los más nerviosos cogen posiciones: cerca de las pantallas y cerca de las mesas con canapés. Dos en uno. El cónsul en Barcelona, Todd Robbinson, es un hombre bajo, delgado, joven. Podría confundirse con uno más de la organización. Se mueve con rapidez y discreción. Me dice que le encantaría estar hoy en su país, siguiendo a pie de calle las elecciones.

00.00
La CNN inicia su programación especial con el rótulo “A la espera de los primeros sondeos”. Será dentro de una hora, cuando los primeros estados destacados cierren los colegios electorales. Llega el alcalde de Barcelona, Jordi Hereu. Le cuesta avanzar, lo paran, le hacen fotos con el móvil. El PSC también se ha posicionado por Obama.

00.15
Se hace el silencio. El cónsul en Barcelona, Todd Robbinson, hace un breve discurso, con gran peso de los agradecimientos. “He visto el interés del pueblo catalán y norteamericano en Barcelona en las elecciones de este año”, comenta orgulloso. Simple, breve, diplomático. Escribo este post en un rincón, más silencioso y fresco, cerca de los servicios. El guardia de seguridad me pregunta con acento andaluz: “¿Cuándo sabremos quién es?” Iniciamos una conversación sobre el sistema norteamericano. “Allí todos los partidos son de derechas”, reflexiona el agente.
00.40
Avalancha de gente en la entrada. Se acerca la hora de los primeros datos y la sala se llena aún más, sube la temperatura. Los asistentes visten elegantes, hay muchas corbatas y americanas. La CNN intercala encuestas sobre la situación de la nación, análisis de expertos apretujados en el plató y los primeros resultados parciales.

00.50
Más gente y más caras conocidas. El jefe de política de La Vanguardia, Jordi Barbeta, parece que esté de guardia en la entrada. La abogada Magda Oranich entra casi empujando a la gente. El secretario de organización del PSC, José Zaragoza, observa atentamente las pantallas y comenta los resultados a su acompañante. Muy cerca está Montse Abad, directora de TVE en Catalunya. También han llegado Daniel Sirera, del PP, y Miquel Iceta, del PSC.

01.00
La CNN empieza el recuento. Las sonrisas abundan con los datos favorables al demócrata. Cuando el rojo impera, la gente protesta, hace muecas. Y el rojo va ganando: McCain 8 – Obama 3. “¡Ahora la gente se irá a buscar las caretas de McCain!”, exclama el guardia de seguridad, sorprendido por los primeros resultados.

01.15
− Obama ha ganado en Vermont. ¿Eso es bueno?
− No, Vermont tiene un gobernador socialista, ¡uno superrojo!- contesta el socialista Zaragoza.


01.25
Los resultados ya han llegado. El escrutinio definitivo se hace público. Entre los asistentes al acto ha ganado Barack Obama, con 163 votos. Una premonición. Gran ovación. Si la noche acaba siendo roja... que nos quiten lo bailao, deben pensar los entusiastas. John McCain se queda en segundo lugar. Y en la cola, algún voto inconformista a Hillary Clinton.

01.40
Los resultados no avanzan. Y el tiempo pasa y se demuestra que la fiesta es una disculpa, un acto social más, donde los resultados no son lo más importante. La sala empieza a vaciarse, a excepción del servicio de bar. Compruebo que las combinaciones alcohólicas son lo más demandado.

02.00
Y de repente, el mapa cambió. Obama 77 – McCain 34. Pequeños saltos de alegría, risas. “Ha ganao, Obama ha ganaaao”, se oye por aquí. Por allá se oyen sonidos indescriptibles: “Uuuu... Uuuua...”

02.10
La sala pierde telegenia. Globos tirados por el suelo, mesas con restos de pastelitos y el club de las cervezas. Se mantienen al pie del cañón los expertos, los apasionados, con una cerveza de cristal en la mano y la mirada concentrada en las pantallas de plasma. El club de las cervezas.

02.15
La invasión de los McCain. Decenas de cabezas de McCain circulan por la sala. En los últimos minutos, se ha instaurado una moda entre los más jóvenes: llevar en el cogote la careta del candidato republicano.

02.20
En la entrada, una de las encargadas de prensa, mira al infinito con cara de aburrida. No puede confirmarnos hasta mañana el número de asistentes, ya que hay tres listas diferentes de invitados. Eso sí, confirma el número de medios de comunicación: sesenta. Pese a la elevada cifra, los periodistas no tienen ningún lugar de trabajo. Escribo ahora en una silla al lado del escenario, abandonado por los músicos hace casi dos horas.

02.35
Parece que aún no se acerca el desenlace electoral. Pero sí que se acerca el final de la fiesta consular. Quedan pocos periodistas. Un equipo de televisión nos comenta que se quedará hasta el final, se quedará para tener la imagen de las celebraciones. Bromeamos. Si quieren una buena imagen deberán pedir a los pocos asistentes que se junten, bien apretados, y tendrán que hacer un plano muy corto. Y eso si gana Obama. Y eso si se sabe pronto.

02.40
En la fiesta no ha habido momentos de tensión, ni gritos colectivos, ni silencios incómodos, ni grandes ovaciones. La vida es diferente fuera del objetivo de una cámara. Eso parece.

02.45
Cerrarán la sala en breve. El personal está cansado y preparado para irse. En las puertas del hotel, queda algún corrillo que comenta lo poco que se sabe. Tranquilidad en la calle. La Rambla de Cataluña está desierta, silenciosa. Barcelona duerme. No parece que nadie se muerda la uñas para saber quién es el nuevo presidente de los EUA. El más influyente del mundo.

04.59
La fiesta se acabó hace rato. La CNN anuncia que Barack Obama será nuevo presidente de los Estados Unidos.

La gran cara de Obama

DEMÓCRATAS EN EL MUNDO

Una hectárea para la cara de Obama. Es la última obra de arte de Jorge Rodríguez-Gerada, un cubano-americano residente en Barcelona. Es “una obra para reflexionar por qué hay poca empatía en la gente que llega a ser líder”, declaraba el artista al diario La Vanguardia. La iniciativa ya está acabada y se encuentra en la playa del Fórum de Barcelona.

El paseante percibe simplemente arena y gravilla de color. Pero desde el cielo se percibe el perfil del único candidato negro a la presidencia de Estados Unidos de la historia. El objetivo es hacerlo visible desde los aviones, desde altos edificios próximos al Fórum y, sobre todo, desde Google Earth.

“Esta no es una iniciativa propagandística pro Obama”, afirma el autor, que es miembro de Democrats abroad. La obra ha costado 15.000 euros y se ha financiado gracias a las contribuciones de diferentes empresas y gremios profesionales. El Ayuntamiento de Barcelona dio luz verde a la iniciativa porque no perjudica a los vecinos ni al medio ambiente. El concejal del distrito de Sant Martí, el socialista Francesc Narváez, declaraba a La Vanguardia: “Me encantó, es un proyecto que miramos con simpatía”.

* La página web del artista: www.artjammer.com

Planes nocturnos

LAS ELECCIONES

La noche será larga. Barcelona también vivirá esta madrugada pendiente del televisor, pendiente de los escrutinios en los EEUU. Al menos, gran parte de los ciudadanos estadounidenses residentes en la capital catalana y alrededores.

El Consulado de Estados Unidos en Barcelona ha organizado, en colaboración con la Fundación del Instituto de Estudios Norteamericanos (IEN), una fiesta de "seguimiento de resultados electorales". La cita es en el hotel Barcelona Center, de categoría cuatro estrellas, a partir de las once de la noche. Según la organización, habrá pantallas conectadas a Internet y a la televisión para seguir los resultados, proyecciones de los debates presidenciales y biografías de los candidatos, música jazz en vivo del Taller de Músics y "un simulacro de elecciones". "¡Y barra libre!", nos comentaba un habitual participante. El personal del Instituto de Estudios Norteamericanos tiene acceso por invitación y unos sesenta medios de comunicación estan acreditados. La celebración no tiene color político.

La fiesta azul
Después de semanas de mutismo, Democrats abroad hizo pública la convocatoriahace unos días . La organización invitaba a los simpatizantes norteamericanos a seguir juntos "una elección histórica" en la sala Luz de Gas de Barcelona, a partir de las 21.30 de la noche. Prometen barra libre y música en directo hasta la medianoche. Además, hasta las tres de la madrugada, seguirán los escrutinios en una pantalla gigante, servirán tapas a los asistentes y sortearan pequeños premios. En total son 30 euros por persona y la reserva anticipada era obligada. Era obligada, porque actualmente hay lista de espera, según nos confirma por correo electrónico Rebecca Glazer, secretaria de la organización. "¡Venid a ver cómo aquellos estados rojos se vuelven azules!", decía la invitación electrónica enviada a los llamados dems friends (amigos demócratas) de Barcelona.

La organización oficial del partido Republicano en España sólo ha convocado una fiesta, en Madrid.

El debate a pequeña escala

LAS ELECCIONES

Ni grandes audiencias, ni público con preguntas en directo, ni periodistas pendientes de cada pedetalle. El cara a cara entre republicanos y demócratas fue discreto, calmado, seguido por una audiencia mínima, grabado en un plató virtual y emitido en un canal secundario. Hablamos del debate catalán entre el partido republicano y el demócrata, organizado en el canal de noticias 3/24. La delegada de Democrats abroad en Barcelona, Rebecca Lewis, se enfrentó a Adriana de Riva, representante de la campaña de John McCain en España. Los temas, las ideas y los ejemplos utilizados fueron muy similares a los debates norteamericanos:

Economía
Sin rodeos, directamente, la primera intervención de la representante demócrata en materia económica empezó con un nombre: Joe el fontanero. “Sin duda, Joe the plumber viviría mejor con John McCain. En una época de recesión económica como la que estamos viviendo hoy en día no se pueden subir los impuestos a las pequeñas y medianas empresas, que son el motor del país”, afirmó la republicana De Riva, en referencia a las propuestas impositivas de Obama.

Por su parte, la demócrata Lewis resaltó, a modo de repetición de los discursos de Obama: “Barack Obama quiere acortar los impuestos al 95% de la población, también quiere reducir los impuestos sobre plusvalías y dar 3.000 dólares a los negocios que consigan crear un nuevo puesto de trabajo”.

Sanidad
Unanimidad en un aspecto: la cobertura sanitaria estadounidense es muy diferente a la española y es mejorable. Desde los demócratas se recordó que Obama quiere “la cobertura universal para todos los niños”. En cambio, la representante de McCain subrayó la necesidad de mantener la situación actual (cobertura médica para rentas muy bajas, ancianos...) pero con una reforma, ya que muchos estados sufren números rojos en sus cuentas sanitarias.

Política internacional
Rebecca Lewis, líder demócrata en Barcelona, se mostró convencida en potenciar las relaciones entre los Estados Unidos y España. “No hay ninguna razón de estar en esta situación”, apostilló. Menos convencida estaba Adriana de Riva, que retrajo a Zapatero la repentina retirada de las tropas españolas de Iraq. “Es evidente que ha habido un enfriamiento”, reconoció. “El mismísimo Joe Biden defendió en su momento ser firmes con España y enfriar relaciones”. Además, la republicana resaltó las contradicciones del partido Demócrata en política internacional: “Obama votó en contra del aumento de tropas en Iraq y Biden, a favor. (...) El que siempre ha sido consistente en política exterior, y no sólo por su pasado militar, ha sido John MCain”.

Los candidatos
La representante de McCain en España defendió a su líder, dijo que era un Maverick y aseguró que simboliza el cambio que quiere el país. Y añadió: “Barack Obama tiene el historial más escorado hacia la izquierda del Congreso”. Rebbeca Lewis puso cara de sorprendida. “No estoy de acuerdo. Lo del Maverick, del hombre que va a contracorriente del partido, ya no es verdad”. Acusó a McCain de fundamentalista.

Los candidatos a la Vicepresidencia
“Palin no tiene ninguna experiencia, tardó seis años en terminar sus estudios universitarios y no tiene la preparación. Ni siquiera conocía las funciones del vicepresidente”, criticó Lewis. Su contrincante recordó que Biden optó a ser candidato a la presidencia y que atacó duramente al senador Obama.

Campaña electoral
Las dos representantes coincidieron en la negatividad de la campaña. De Riva reconoció: “Sí que es verdad que las dos campañas han tomado a veces un enfoque más negativo. Es parte del sistema, aunque a mi personalmente no me gusta”. La demócrata Lewis culpó a la campaña republicana y remarcó “el impacto positivo” del discurso demócrata.

El cara a cara acabó hablando de racismo. “No creo que el efecto Bradley se repita en estas elecciones”, auguró la representante de Obama. De Riva tenía el mismo presentimiento: “Los Estados Unidos han avanzado mucho y somos una sociedad multicultural”. Punto de encuentro. Hubo varios en el debate. Posiblemente, porque 30 millones de electores no estaban ante el televisor, como en el último debate McCain-Obama. Posiblemente.



Ariadna de Riva
Representante de la campaña republicana en España
"Barack Obama tiene el historial más escorado a la izquierda del congreso"

Rebecca Lewis
Delegada de Democrats Abroad en Barcelona
"Lo del Maverick, lo del hombre que va a contracorriente del partido, ya no es verdad"

*El debate completo en: http://www.tv3.cat/videos/778909

Una simple asociación

REPUBLICANOS EN EL MUNDO


Legal, representativo y jerárquico. Así era el brazo de los republicanos en el mundo. No pasa lo mismo con Republicans abroad. Las diferentes delegaciones del Partido Republicano en el mundo no son reconocidas oficialmente desde la sede central de Washington, no participan en las convenciones y no tienen representantes en el epicentro del partido. Por contra, este estatus les permite recorrer abiertamente a lobbies y otros grupos de presión. “No es un partido oficial dentro del Partido epublicano”, reconoce su líder en España, James Levy, en la edición virtual del diario ABC.“Es una organización que existe en casi todos los países importantes del mundo. Pero es sólo una asociación”.

Así lo corrobora una de las delegaciones más destacadas en el continente, la del Reino Unido, que se define 100% voluntaria, 100% autofundada y 100% dirigida por los asociados. Republicans abroad, con 22 delegaciones en Europa, tiene como objetivo oficial facilitar “una oportunidad única” para los americanos afincados en el extranjero de dar a conocer sus preocupaciones a los líderes del partido Republicano. Las razones de su fundación, a finales de los setenta, respondía a varias causas según la página web mundial: mejorar los asuntos de repatriación, potenciar las políticas de libre mercado, trabajar por una mejor legislación internacional, presionar en temas de terrorismo mundial y ayudar a los estadounidenses en el mundo a votar.

Aquí, en España, los republicanos tienen poca fuerza. De hecho la página web http://www.republicansinspain.org/ tiene aún los carteles de la campaña Bush-Cheney del 2004. La promoción de la candidatura de McCain, con el dominio http://spainformccain.com/, no ha sido promovida directamente por Republicans Abroad. La España por McCain la ha puesto en marcha un grupo de ciudadanos que se autodefine como “plataforma independiente” y que está coordinada por Adriana de Riba.

En el blog de la plataforma, los internautas pueden hacer donaciones y encargar el pack de merchandasing de la campaña española de McCain: la chapa, a tres euros, y la camiseta, a doce. Además, se incluye material electoral, entre ellos un vídeo que relaciona a Obama con el llamado “eje del mal” y con el islamismo, acompañado de música de marcado acento árabe.


La fiesta republicana del 4 de noviembre se centraliza en Madrid, en la plaza de Colón, en un establecimiento de la cadena Hard Rock Café.

Demócrata pese a la distancia

DEMÓCRATAS EN EL MUNDO

“Somos el brazo del partido demócrata fuera de los Estados Unidos”. Así, en una frase, Alana definía recientemente qué es Democrats Abroad en la versión digital de ABC. Y sabe de lo que habla. Se llama Alana Moceri, es californiana, vive en Madrid y preside la delegación española de Democrats Abroad desde su fundación.

Los dos grandes partidos estadounidenses tienen un potente despliegue en el extranjero. En concreto, el brazo demócrata en el mundo, Democrats Abroad, está presente de forma oficial en 34 países y tiene simpatizantes en más de un centenar de estados. El mapamundi de la organización tiene señales en Europa, Latinoamérica, Oriente Medio, Asia, África y Oceanía.







Miembros de Democrats Abroad de Barcelona


Su objetivo es difundir el mensaje del partido a los estadounidenses residentes en el extranjero y animarlos a votar. Sí, no disimulan su meta: “Pretendemos buscar los americanos, demócratas claro, en el extranjero y ayudarles a votar”, declaraba la líder en España.

No es una simple asociación. Democrats abroad está reconocido legalmente, tiene un organigrama ortodoxo y unos estatutos formales. Democrats abroad escoge, por ejemplo, ocho de los miembros del núcleo duro del Partido Demócrata en Washigton. Y participa, en las convenciones nacionales del partido enviando varios representantes, escogidos mediante un sistema de asamblea: los conocidos caucus. En la convención de Denver para proclamar Barack Obama candidato oficial, una delegada de Democrats abroad venida de la Índia definía la experiencia de “emocionate” y “increíble”. En el vídeo, con un molesto sonido ambiente propio de la convención, la representante se muestra ilusionada por Obama y por las elecciones de noviembre.


La organización demócrata en el mundo ya es veterana. Se fundó en 1964, de forma simultánea en París y en Londres, dos ciudades que aún conservan potentes delegaciones de Democrats abroad. En España la llegada fue posterior, en los años noventa. Hoy en día, existen dos potentes núcleos, Madrid y Barcelona, aunque empiezan a organizarse los demócratas baleares y sevillanos.

Los dos núcleos potentes de los demócratas
españoles son Madrid y Barcelona.

“Los americanos que viven aquí son mucho más demócratas que republicanos”, dice un madrileño en contacto permanente con la sociedad norteamericana tanto en España como en los Estados Unidos. “No sé si es algo en el aire o en el agua, pero enseguida que llegan a España se hacen demócratas”, ironiza. Lo dice en este vídeo, un retrato de un encuentro de los demócratas madrileños durante las elecciones primarias. Los participantes subrayaban la importancia de participar activamente en la política pese a vivir a miles de kilómetros de Washington.



En Barcelona también hay actividad. Los miembros, fotografiados en su página web con un Obama acartonado, organizan fiestas con claras vinculaciones políticas: siguen juntos los debates electorales o la noche electoral. Rebecca Lewis, la presidenta de los demócratas de Barcelona, nos comenta que preparan una gran fiesta para el próximo 4 de noviembre. “La participación en la fiesta está reservada a los ciudadanos estadounidenses”, advierte.